La adherencia es la clave

Con el título de la entrada me refiero a la dieta. Y es que puedes tener una dieta saludable y adaptada a tu ritmo de vida pero no cumplirse esta máxima que es imprescindible, sin esta propiedad estás abocado  al fracaso.

Esto es lo que he aprendido con mi, ahora, antigua dieta con batidos Joylent, ahora llamados Jimmy Joy, que era super práctica y saludable pero que no puedo seguir ad infinitum. Porque se hace harto tedioso comer casi todos los días batidos, aunque sean muy saludables, de buen sabor, nutritivos, amén de la facilidad de preparación y el ahorro de tiempo, pero todo esto no es suficiente.

No puedo vivir a base de batidos, me niego, no puedo renunciar a la comida natural. He descubierto que se puede comer sano y saludable, gastando casi el mismo tiempo que preparas un batido. Esto incluye que tendrás que cocinar un poco, pero puedo decir que prepararme una comida saludable me lleva máximo 15 minutos y eso es muy poco tiempo.

Otro tema es el económico, los batidos son siempre mas caros que la comida normal, aunque sean mas baratos cuando compras cantidad para un mes. Comer al mes me suponía 155 euros, comiendo exclusivamente batidos claro. He comprobado que me puedo gastar menos de ese dinero y comer sano.

Jimmy Joy me parece una gran idea para un consumo puntual y circunstancial, pero no habitual o a diario. Se me hace muy difícil que haya gente que consuma casi exclusivamente estos polvos. Aunque hay gente para todo, como decía el famoso torero. No es que reniegue de este invento, me parece perfecto, pero no es para mi. Mi experiencia de 6 meses comiendo Joylent me dice lo contrario.

Otro gran problema que veo, aparte de la adherencia, es el tema de la saciedad. Y es que al final a mi no me saciaban, consumía 2119 calorías diarias a base de polvos pero siempre me quedaba con hambre. También tengo que decir que al practicar deporte a diario lo mismo mis necesidades calóricas superaban esas 2119 calorías teóricas que se supone son suficientes para un varón de complexión media.

Resumiendo, una gran experiencia pero fallida. Ahora me doy cuenta de que era utópica esta forma de alimentarse. Pero estoy contento porque he aprendido una gran lección y ha sido una gran aventura. Se puede vivir a base de polvos pero yo elijo  la comida normal. Todas esas personas que denigraban mi consumo de batidos lo hacían desde el desconocimiento y el prejuicio, con argumentos que nada tienen que ver con lo que he contado.

Bye Jimmy Joy.









Comentarios

Entradas populares de este blog

Cambio a Blogger

Identifica lo esencial y elimina todo lo demás